domingo, 26 de septiembre de 2010

POLLO AGRIDULCE CON PIÑA

Estamos de vuelta con otro plato oriental de esos que tanto nos gustan. Esta vez es uno muy fácil de preparar y que gustará seguro a todos los inquilinos de la casa, porque en la nuestra ha sido un éxito. También se puede utilizar cerdo en vez de pollo.

La receta la conocimos gracias a nuestra amiga Tania de Galicia, que nos contó que conocía la receta porque la vio en un bote de salsa agridulce.

Utilizamos salsa ya hecha para preparar la receta pero algún día haremos salsa agridulce casera y la pondremos aquí para que toméis nota.

Por cierto, seguid votando en la encuesta que hemos puesto en el lateral derecho del blog sobre qué tipo de receta os gusta más que pongamos.


INGREDIENTES para 2 personas

- 1 Pechuga de pollo troceada (250 gr.)
- 2 cucharadas de vino blanco
- Agua, harina y huevo para rebozar
- 1 Cebolla
- 1 Zanahoria
- ½ Pimiento verde
- 2 rodajas de piña en almíbar o natural
- 8 cucharadas de salsa agridulce

Esta es la salsa agridulce que usamos para hacer el plato y en la cual viene la receta. Se puede encontrar en los grandes supermercados:


PREPARACION

Tiempo aproximado de preparación 30 minutos

Poner los trozos de pollo en un recipiente y echarlos sal, pimienta y el vino y dejarlo macerar 15 minutos en la nevera.
Pasado ese tiempo rebozar los trozos en agua, luego en harina y por último en huevo, y freírlos hasta que estén dorados.

Mientras se fríe el pollo, cortamos en trozos pequeños la cebolla, la zanahoria y el pimiento.
En una sartén grande echamos un poco de aceite, que cubra el fondo, y dejamos haciendo a fuego medio los trozos de zanahoria, cebolla y pimiento.


Cuando estén bien hechos quitamos el exceso de aceite si hubiera, añadimos la salsa agridulce y lo dejamos un 1 minuto cociendo para que se espese un poco la salsa.
A continuación añadimos los trozos de pollo y la piña en trozos pequeños y lo dejamos al fuego 1 o 2 minutos sin parar de remover para que la piña se caramelice un poco y coja el sabor de la salsa.


Para terminar os vamos a enseñar cómo es el orégano antes de que lo desgranen porque esta mañana nos ha traído un vecino un ramo. Seguro que muchos sólo lo habéis visto ya metido en botes en el supermercado pero merece la pena poder conseguir natural porque el aroma que desprende es mucho mayor, aunque te toque estar un poco de tiempo desgranándolo:

domingo, 19 de septiembre de 2010

MERMELADA DE MORAS

Todos los años en septiembre hacemos mermelada de moras, es como una tradición, porque desde que éramos pequeñas lo hacíamos, antes las cogíamos en el pueblo de nuestro abuelo, pero ahora las cogemos cerca de casa, que hay un sitio que tiene un acceso un poco difícil, porque tiene muchas hierbas altas con lo cual la gente no va a ese sitio, pero nosotras hacemos lo que sea por unas moras bien grandes.


Resulta que solíamos ir en bici, pero terminábamos medio muertas, ya que habrá unos12 km entre ida y vuelta, por camino de tierra lleno de baches, y si a eso le sumas lo que tardas en coger las moras…. Pues ahora solemos ir en coche.
Además como el cumple de Paloma es en septiembre y viene la familia solemos ir con nuestros tíos y nuestros primos a cogerlas, así se hace más divertido y cogemos mucha más cantidad.

Este año como no podría ser de otra forma, también hemos hecho la mermelada de moras, es una receta muy sencilla, y en casi todos los sitios donde hace se hace del mismo modo.

Por cierto, nos olvidéis de votar en la encuesta que hemos puesto en el lado derecho del blog.

Mermelada de moras:


INGREDIENTES para 1kg de moras


INGREDIENTES para 1kg de moras
- 1kg de Moras
- 1kg de Azúcar
- 1 manzana

La cantidad de azúcar siempre tiene que ser la misma que de la cantidad de moras, ya que si pones menos, la mermelada se pondrá antes mala.

PREPARACION

Se lavan las moras y se pesan, ese mismo peso de las moras en azúcar. Se pela y se corta la manzana.
En una olla se ponen las moras, la manzana y el azúcar a fuego medio-alto, nosotras lo pusimos al 6 (sobre 9)


Se va moviendo, para que el azúcar no se pegue al fondo.


Una vez que el azúcar ya se ha derretido como se ve en la siguiente foto


Se baja el fuego al nº 5 y se deja durante una hora, moviéndolo de vez en cuando.
Cuando ha pasado la hora la mermelada tendrá este aspecto:


Ahora es cuando hay varias opciones dependiendo del gusto de cada uno, hay 3 opciones, en todas ellas a la hora de pasarlo por la batidora hay que pasar también la manzana, que es lo que luego hace que espese.

1º opción, pasar toda la mermelada por la batidora, de esta forma se queda con pepitas, pero sin moras enteras.
2º opción, apartamos un poco de mermelada antes de pasarla, pasamos la otra parte y a la hora de meterla en los botes echamos un poco de mermelada sin batir, esto hará que tenga algunas moras casi enteras, además de las trituradas.

3º opción, esta es para la gente a la que no le gustan las pepitas, que hay mucha, y también si tienes que cubrir una tarta con mermelada por arriba también es una buena opción, porque se queda un poco más liquida. Esta opción consiste en batir toda la mermelada, pero a la hora de meterla en los botes se pasa por el colador chino, con esto no dejamos pasar ninguna pepita.

Para que dure más tiempo es mejor hacer los botes al vacío, para esto hay que llenar los botes casi hasta arriba del todo, taparlo muy bien e introducirlos dentro de una cazuela con agua, más o menos hasta la mitad.


Poner el agua a hervir y dejarlos durante 20 minutos, cuando pase ese tiempo se meten en la nevera.

También os vamos a dar unas ideas de cómo podéis comeros la mermelada:

La 1º es con yogur natural. Está riquísimo, la combinación de sabores está muy bien.


La 2º una rebanada de pan tostado con queso de untar (Philadelphia)


La 3º como no, en una tostada


Para terminar os vamos a enseñar el premio que nos tocó en el sorteo que realizó Lydia (¡muchas gracias!) en su blog. Eran unos productos que trajo cuando fue de viaje a Bélgica:


Eran unos gofres belgas, galletas speculoos, dos tabletas de chocolate y peperkoek. Os podemos asegurar que todo está buenísimo y si tenéis la oportunidad algún día de probar las galletas speculoos hacedlo porque tienen un sabor muy rico a especias.

domingo, 12 de septiembre de 2010

TARTA FONDANT DE CUMPLEAÑOS

Hoy día 12 de septiembre es el cumpleaños de una de nosotras, de Paloma, que cumple 23 años. Ayer lo celebramos con la familia y para ello hicimos una tarta fondant. Es la primera que hacemos, y el resultado ha sido buenísimo porque a todo el mundo le gustó mucho. Y de aspecto podéis judgar vosotros a ver qué os parece:


La tarta tiene forma de ficha de Trivial, y es que cuando nos pusimos a pensar hace unos días en el diseño de la tarta (que nos tiramos un buen rato) queríamos que fuera algo sencillo pero personalizado, y como a Paloma le gusta mucho jugar al Trivial, se nos ocurrió. El resto del diseño fue saliendo según la decoramos. La tarta en el interior está hecha con bizcocho MSC de vainilla con relleno y cobertura de buttercream de cacao.

Teníamos muchísimas ganas de hacer una tarta fondant porque hay muchos blogs en los que ponen tartas espectaculares como esta cocina de Mar o este coche de María. Así que después de ver algún video por Internet, investigar en algunos blogs y de la ayuda de Mar y Lydia (¡Muchas gracias chicas!) al fin nos decidimos.

Ahora vamos a explicar un poco el paso a paso que seguimos para hacer la tarta, ya que habrá gente que esté leyendo esto que no haya hecho nunca una tarta fondant (como nosotras hasta hace unos días) o que sea la primera vez que vea una tarta de este tipo.

EL BIZCOCHO


La receta nos la pasó Mar del blog Vamos a cocimar y se trata de un bizcocho llamado MSC (Madeira Sponge Cake) que es muy esponjoso pero a la vez firme, perfecto para este tipo de tartas que van con algo de peso encima. Aquí está la receta:

INGREDIENTES

- 4 huevos a temperatura ambiente (pesarlos sin cáscara)
- El peso de los huevos de mantequilla o margarina a temperatura ambiente
- El peso de los huevos de azúcar
- El peso de los huevos de harina
- 1/2 sobre de levadura tipo Royal (8 gramos)
- 1 pizca de sal
- Ralladura de un limón, o una naranja, o una cucharadita de esencia de vainilla, o de azúcar avainillada, o 25 gr de chocolate en polvo amargo,.... (Nosotras echamos esencia de vainilla)

PREPARACIÓN

En un recipiente mezclar la harina, la sal y la levadura y tamizarlo.

En otro recipiente batir la mantequilla con el azúcar con unas varillas (mejor si son eléctricas porque si no se os cansará el brazo), hasta que crezcan hasta que empiece a blanquear, o hasta que el azúcar empiece a disolverse en la mantequilla. Más o menos son unos 8-10 minutos batiendo.
Ahora hay que añadir los huevos uno a uno mientras seguimos batiendo, y después tenemos que ir echando la mezcla de la harina, levadura y sal poco a poco sin dejar de batir.
Cuando esté todo bien mezclado, echar la masa en un molde (el nuestro era de 21 cm de diámetro) untado con mantequilla y con un poco de harina espolvoreada y meterlo al horno a 160º a media altura calentando solo por abajo.
Tardará en hacerse de 50 minutos a 1 hora aproximadamente, o hasta que cuando lo pinchemos por el medio con un palillo salga limpio.

EL RELLENO


En este tipo de tartas es muy típico rellenar los bizcochos, cortándolos en varias capas o poniendo más bizcochos encima, dependiendo de la altura que se quiera hacer el pastel. También se suele untar el bizcocho con algún tipo de almíbar para que no quede seco, pero en esta tarta no echamos y hubo gente a la que le gustó así y otra gente que dijo que hubiera estado bien poner un poco de almíbar, así que la próxima vez echaremos un poco.

Nosotras cortamos el bizcocho por la mitad y para rellenarlo hicimos Swiss meringue buttercream de cacao, que explicada para que todo el mundo lo entienda, tiene una textura más consistente que la nata pero de sabor suave. La receta la podéis encontrar aquí, y en ese mismo blog podéis encontrar muchos tutoriales para hacer este tipo de tartas que están muy bien.

COBERTURA


Para que la masa fondant se quede bien adherida al pastel no sirve solo ponerla encima, sino que tenemos que cubrir el pastel con algún tipo de crema. En el caso de esta tarta, utilizamos lo mismo que para el relleno.

FONDANT


El fondant que se usa para cubrir las tartas puede ser de varios tipos. Los más conocidos y usados son el americano y el de nubes. Nosotras utilizamos el de la foto, que viene ya hecho y nos lo trajo una amiga de Paloma de Estados Unidos.
Intentamos hacer un poco de fondant de nubes por si no teníamos suficiente con este, pero no sabemos por qué si seguimos todos los pasos de la receta, nos salió demasiado duro, seco y no absorbió todo el azúcar.

Estos fueron los pasos que seguimos para decorar nuestra tarta:

Primero teñimos el trozo de fondant que íbamos a usar para cubrir la tarta entera:


A continuación pasamos a estirarlo sobre una mesa con azúcar glass espolvoreado para que no se pegue. Hay que estirarla con el rodillo hasta que tenga de 2 a 3 mm de espesor y debe medir como mínimo la suma de la longitud del pastel más las dos alturas.


Se coloca sobre el pastel de forma rápida porque si se tiene en el aire mucho se puede romper. Y se va pegando a los laterales de forma que si hay una arruga se levanta hacia arriba la masa y con la otra mano se aplasta hacia la pared del pastel.


Deberá quedar sin arrugas, luego se corta, y para terminar de pegarlo al pastel se frotará con una superficie lisa primero por arriba y luego con los laterales.


Ahora ya a decorarlo. En nuestro caso hicimos una plantilla para luego poner sobre el fondant y recortarlo.


Así queda una vez cortada:


La variedad a la hora de decorar una tarta con fondant casi no tiene límites y se ven verdaderas obras de arte, por ejemplo hay un programa americano que descubrimos hace poco llamado Cake boss y que nos gusta mucho. Es sobre un pastelería que es famosa por sus tartas fondant y en cada capítulo hacen una diferente. Os ponemos el enlace del primer capítulo para que lo veáis porque merece la pena verlo. Pinchad aquí.

¿Qué os ha parecido la tarta?

martes, 7 de septiembre de 2010

TARTA DE NATA-QUESO-LIMON

Con el día que está haciendo hoy de viento y temperaturas notablemente más bajas que los días anteriores, y junto con la vuelta al cole anunciada en todos lados, parece que el verano está llegando a su fin de verdad. Pero antes de que desaparezca del todo os dejamos esta receta fresquita. Es una tarta fría que hacemos todos los veranos y se puede comer tanto de postre como desayuno o a cualquier hora. Lo mejor de todo es que para hacerla no hace falta meterla en el horno.
La gente que la prueba siempre repite y aunque su aspecto no sea espectacular, de sabor está muy rica. La textura es muy blandita y casi se derrite en la boca cuando comes una cucharada.
La receta nos la dio hace unos cuantos años nuestra vecina Mari, que es una gran cocinera.
Aquí va la receta:


INGREDIENTES para un molde de 30 cm de diámetro

- 1 sobre de gelatina de limón
- 150 gr. de queso para untar (tipo Philadelphia)
- 2 brick de nata para montar
- 3 cucharadas de azúcar

Para la base de galleta:

- 25 galletas María
- 60 gr. de mantequilla

PREPARACION

Tiempo estimado de preparación 30 minutos más el tiempo de enfriado.

Primero hay que hacer la gelatina siguiendo las instrucciones que vienen en el sobre y una vez apartado del fuego se deja enfriar unos 15 minutos en la nevera.

Mientras se va enfriando la gelatina vamos haciendo la base, para lo cual hay que moler las galletas hasta que queden en trozos muy pequeñitos. Después derretimos la mantequilla en el microondas y la echamos sobre las galletas molidas, formando una pasta que aplastaremos sobre toda la base y laterales del molde. Es importante que quede bien aplastado para que al echar el líquido después no salgan trozos de galleta.

Ahora echamos en un recipiente la nata, el queso, el azúcar y la gelatina (tiene que estar líquida pero no tiene que estar caliente) y con la batidora lo batimos todo hasta que no haya grumos.
En la superficie saldrá un poco de espuma, así que con una cuchara la quitamos y vertimos el líquido en el molde despacio, sobre la base de galletas.

Se mete a la nevera y tiene que estar enfriando como mínimo 3 horas para que endurezca. Lo mejor es hacerlo de un día para otro.


Para terminar esta entrada os vamos a enseñar una tarta que hicimos la semana pasada para celebrar el cumpleaños de nuestras primas pequeñas Elena y Nerea:


El tipo de tarta la eligieron ellas porque es su preferida y la decoración se nos ocurrió a nosotras sobre la marcha. Es una tarta de galletas, chocolate y crema (la receta la podéis encontrar aquí) decorada con lacasitos, los árboles están hechos con sprinkles de las que usamos cuando hacemos galletas decoradas, y las letras están hechas con chocolate con leche derretido. Lo mejor de todo fue ver que les gustó mucho la decoración de la tarta.
Related Posts with Thumbnails