viernes, 29 de abril de 2011

SOUFFLE DE VAINILLA DE JULIA CHILD

Cuando vimos que el primer reto de Film & food iba a ser hacer una receta de Julia Child nos pusimos contentísimas, porque desde que vimos la película Julie & Julia y descubrimos a esta cocinera tan peculiar hemos querido hacer una receta suya.
Al rato de la alegría llegó la incertidumbre, ay madre, ¿qué receta vamos a hacer? Total, sólo teníamos para elegir entre 524 recetas, que son las que tiene su libro llamado Mastering the art of french cooking. Vamos a ver, lo único claro que teníamos era que no pensábamos ni deshuesar un pato ni cocinar langostas vivas, ah bueno, sólo nos quedaban 522 recetas.
Para hacer un descarte mayor nos preguntamos ¿dulce o salado? Sinceramente cuando cocinamos juntas nos gusta cocinar más bien platos dulces, así que nos pusimos a investigar entre sus recetas dulces. En unos cuantos casos no sabíamos ni qué significaba el nombre de la receta, pero entonces se nos encendió la bombilla, ¡un soufflé! Tiene muchos escritos en su libro, tanto dulces como salados, así que es algo que le debía gustar mucho y como hace unos meses compramos moldes para soufflé y estaban deseando ser estrenados, ya teníamos nuestra receta seleccionada. De entre todos decidimos hacer el de vainilla porque nos encanta la vainilla.

Y por supuesto, teníamos una segunda receta seleccionada por si no nos salía, pero afortunadamente no fue el caso. La única diferencia entre su receta y la nuestra ha sido que en vez de en un molde grande nosotras lo hemos hecho en moldes de ración individual, y por lo tanto tardan menos en hornearse.

Ya nos dejamos de andar por las ramas y vamos a enseñaros cómo hicimos la receta, solo diremos que estamos muy contentas con el resultado y haremos más recetas de Julia Child.

SOUFFLÉ DE VAINILLA



Precalentar el horno a 200º.
Lo primero que hay que hacer es una salsa llamada BOUILLI y para ello necesitaremos:



INGREDIENTES

- 3 cucharadas harina
- ¾ taza de leche
- 1/3 taza de azúcar
- 4 huevos
- 2 cucharadas de mantequilla ablandada

PREPARACIÓN

Poner la harina en un cazo, echar un poco de leche y moverlo con unas barillas hasta que quede formada una pasta uniforme.



Añadir el resto de leche y el azúcar, ponerlo a calentar a fuego medio-alto y removerlo constantemente hasta que empiece a cocer. Dejar 30 segundos cociendo sin dejar de remover y apartar del fuego. Seguiremos moviéndolo 2 minutos fuera del fuego para que se enfríe un poco.

Pasado ese tiempo hay que ir añadiendo las yemas de los huevos una por una y removiendo cada vez hasta que se incorporen bien. Las claras las dejaremos en un cacharro aparte porque luego las usaremos.


Ahora añadimos la mitad de la mantequilla (1 cucharada) y volvemos a remover. La otra cucharada la echaremos en trocitos repartida por la superficie para que no se quede seco.




Ya está terminada la Bouilli. Para los siguientes pasos necesitaremos:

INGREDIENTES

- 5 claras de huevo (las 4 guardadas de antes y una más)
- 1 pizca de sal
- 1 cucharada de azúcar
- 2 cucharadas de extracto de vainilla

PREPARACIÓN

Ponemos las claras en un recipiente grande junto con la pizca de sal y las batimos con unas varillas eléctricas a velocidad alta. Cuando se empiecen a formar picos blanditos añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta que al levantar las varillas se formen picos y se mantengan:


Ahora tenemos que añadir el extracto de vainilla a la salsa bouilli y removerlo, a continuación añadimos un cuarto de las claras batidas, removemos cuidadosamente con unas barillas de mano y añadimos el resto de las claras.



Hay que moverlo bien con movimientos amplios hasta que se forme una mezcla uniforme. Ya está listo para ser horneado.

PREPARACIÓN DE LOS MOLDES Y HORNEADO

Con una brocha untamos mantequilla por todo el interior de los moldes y después espolvoreamos azúcar por el fondo y las paredes:


Ahora ya los podemos rellenar para meterlos al horno. Se llenan hasta un dedo por debajo del borde y se meten al horno a media altura a 190º durante unos 18-20 minutos, hasta que veamos que están dorados por arriba.






Servir y comer inmediatamente. Se puede espolvorear un poco de azúcar glasé por encima.


¡Bon appétit!

miércoles, 27 de abril de 2011

TARTALETAS FILO RELLENAS DE YOGUR

Este es un postre muy rápido de hacer y a la vez muy sencillo. La presentación queda muy bien y de sabor muy bueno, es perfecto para hacer cuando se tiene invitados o simplemente para variar un día en casa y tomar algo diferente de postre o merienda.
Cuando vimos la idea en un programa de Lorraine Pascale lo quisimos hacer y como el otro día compramos pasta Filo decidimos cenar estas tartaletas. El tipo de pasta es el mismo que utilizamos cuando hicimos los baklava.

Para que os hagáis una idea rápida, consiste en hacer una base con pasta filo, hornearla y cuando está fría y endurece se rellena con una mezcla de yogurt, vaina de vainilla, azúcar y miel y se decora con la fruta que se quiera, en nuestro caso fue manzana porque no teníamos fresas, que es con lo que más bonito queda.

Ahí va la receta:



INGREDIENTES

- Láminas de pasta filo
- Mantequilla
- Yogurt griego natural (o del que se quiera)
- Vaina de vainilla
- Azúcar al gusto
- Miel al gusto
- Fruta para decorar

Para 3 tartaletas usamos unos 300gr. de yogurt, ½ vaina de vainilla, 1 cucharada de miel y 3 cucharadas de azúcar

PREPARACIÓN

Cogemos una lámina de pasta filo, la estiramos y untamos mantequilla derretida con una brocha por toda la cara que queda hacia arriba. Cortamos la lámina en trozos cuadrados cuyo tamaño sea más o menos el doble del molde donde haremos la tartaleta:


Ahora colocaremos 3 cuadrados de la lámina uno encima del otro en distinta posición:



Y el conjunto lo ponemos dentro de un agujero del molde (el tamaño perfecto es en uno para magdalenas), previamente untado con mantequilla derretida.
Repetimos este proceso las veces necesarias en función del número de tartaletas que queramos.



Metemos el molde al horno calentando por arriba y abajo a 180º hasta que la pasta tenga color dorado.
Lo sacamos del horno y dejamos enfriar dentro de los moldes unos 5 minutos.

Mientras vamos haciendo el relleno, para ello mezclamos el yogur, la vaina de vainilla, la miel y el azúcar y lo probamos para ver si queremos añadir un poco más de alguna cosa. Debajo de los ingredientes hemos puesto unas cantidades orientativas de lo que nosotras utilizamos.





Cuando las tartaletas se enfríen se pueden rellenar y por último decorar al gusto con frutas, cereales o lo que se os ocurra.

Consejo: es mejor hacerlas el mismo día que se van a comer, incluso poco antes de comerlas para que la pasta esté lo más crujiente posible.

Para terminar os vamos a mostrar la foto de una tarta fondant, porque hace unos días enseñamos cómo hacer este tipo de tartas a una amiga nuestra y también lectora del blog, porque era el cumpleaños de su hijo Diego, que también ayudó, y entre todos así nos quedó:

jueves, 14 de abril de 2011

BOQUERONES EN VINAGRE

Si nos paramos a pensar en los aperitivos típicos españoles que suelen poner en los bares hay unos cuantos que coinciden siempre, independientemente de la ciudad en la que estemos: tortilla de patata, las patatas ali-oli, patatas bravas, aceitunas y… boquerones en vinagre.
Cada vez es más raro hacerlos en casa y hay gente a la que le gusta más comprarlos ya envasados y hechos (error). Da un poco de pereza ponerse a hacerlos, pero en realidad no se tarda tanto, y son muy sencillos de hacer, eso sin contar que están mucho más ricos si los hacemos en casa.

La receta nos la ha enseñado nuestro padre y a él se la enseñaron nuestros abuelos, que hace muchísimos años tuvieron un bar y era uno de sus platos estrella.

¿Cuál es vuestro aperitivo preferido?


INGREDIENTES

- 1 kg de Boquerones frescos
- 1 cucharadita de sal gorda
- Agua
- Vinagre de vino blanco
- Aceite
- Ajo y perejil fresco


PREPARACIÓN

Es muy importante que cuando compréis los boquerones en la pescadería sean frescos, no congelados.
Limpiamos los boquerones quitándole la cabeza y las tripas y los lavamos con agua varias veces.
A continuación los echamos en un barreño con una cucharadita de sal gorda (es para que no se queden blandos), agua y vinagre a cantidades iguales hasta que los cubra, y los dejamos dentro de 2 a 3 horas, si nos gustan menos fuertes dejarlos sólo las 2 horas y si los queremos fuertes de sabor, 3 horas.


Pasado ese tiempo vamos cogiendo uno por uno, le quitamos la espina del centro y la cola, quedándonos dos filetitos:






Y los colocamos en una bandeja, unos encima de otros. Cuando acabemos escurrimos el caldo que hayan podido soltar y lo metemos al congelador durante, como mínimo, 2 días.


Para descongelarlo, sacamos la bandeja del congelador y la metemos en la nevera, ya que si lo sacásemos directamente a temperatura ambiente se podría estropear. Una vez descongelados hay que escurrir el caldo que suelten al descongelarse y después picar el perejil y el ajo, echárselo por encima y cubrirlos con aceite de oliva:



Para terminar os vamos a enseñar unos cupcakes que hicimos el otro día ¿os gustan?

martes, 5 de abril de 2011

REGALOS GASTRONÓMICOS DE CUMPLE

Ya ha pasado casi un mes desde que fue el cumpleaños de Laura y en la entrada de hoy no va a haber receta, sino que os vamos a enseñar los regalos que la hicieron (los que tienen que ver con la cocina, claro):

Señoras y señores, ante ustedes… “El arca Noé de los chocolates”. Menuda cara se le quedó a Laura al ver esta cesta gigante (los ojos casi se le salen) y llenísima de todo tipo de chocolates marca Lindt, de los cuales la mayoría ni siquiera conocíamos. Mirad, mirad:



Una vez abierta la cesta esto es lo que contenía:
- 200 gr. de chocolate fondant en dos onzas gigantes


- Dos tubos de chocolate para decorar


- Bombones con forma de lingote de muchos tipos


- Dos tabletas con onzas rellenas de una crema con sabor a batido (una de fresa y otra de chocolate)


- Tableta de chocolate con leche rellena un trozo de pistacho, buenísima


- Dos tabletas muy finitas, una con trocitos de pistacho y naranja y la otra con trocitos de caramelo y sal


- Una taza preciosa rellena de muchísimos bombones redondos variados, de esos que se llaman Lindor y están riquísimos



Y ahora dos cosas que no son comestibles pero que se utilizan para hacer que las cosas lo sean:

Un soplete…


… Y una crepera


Muchas gracias a Merce, Walter y Sergio por los regalazos
Related Posts with Thumbnails