viernes, 29 de julio de 2011

ENSALADA CAMPERA

Mientras intentamos no derretirnos por el calor que hace aquí en Toledo, os traemos otra receta. Esta vez es otro reto de Film & Food. Para mantener la tradición, nos propusieron un reto muy curioso, cocinar un plato (dulce o salado), sólo utilizando una serie de ingredientes que enumeraron. Simulando a esos días que abres la nevera y no hay casi nada, pero en tu despensa tampoco y tienes que comer usando tu imaginación para cocinar.
Estos eran los ingredientes que podíamos utilizar:

- En la nevera: media sandía, un melocotón, 300 gr de queso fresco, un poco de leche, 1 pechuga de pollo, 1 huevo y media lechuga iceberg.

- En el armario: 3 patatas, 1 cebolla, 1 diente de ajo, 250 gr de macarrones secos

Estaba claro que haríamos algo salado, pero que fuera fresquito para combatir el calor de estos días. Una ensalada estaría bien, pero en vez de utilizar lechuga, que es lo más común y rápido de preparar, hemos hecho lo que se llama una Ensalada Campera.
Es una ensalada con patata cocida como base y añadiendo los ingredientes que se quiera, y se come fría. Con lo que es perfecta para llevar en un día de campo, playa o piscina por ejemplo.
Podéis utilizar los ingredientes que queráis, pero nosotras usamos patata, melocotón, huevo, pechuga de pollo cocida y queso fresco, y la mezcla salió muy rica.


INGREDIENTES para 2 personas

- 3 patatas medianas
- 1 pechuga de pollo
- 1 melocotón
- 1 huevo cocido
- 100 gr. de queso fresco

- Aceite y vinagre para aliñar

PREPARACIÓN

Hay que empezar pelando, cortando y cociendo las patatas. Nosotras las hicimos al vapor para que quedasen más ricas aún. Para ello usamos un utensilio que venía con la olla Express, y es una bandeja que se pone dentro de la olla y queda elevada unos 5 cm. Hay que echar dos dedos de agua y en 10 minutos con la olla cerrada estarán listas.




Una vez cocidas hay que meterlas en la nevera para que se enfríen. También se pueden cocer enteras con piel y luego una vez cocidas cortarlas, pero nos gusta más cómo quedan al vapor.

Mientras se cuecen las patatas vamos haciendo el pollo. En nuestro caso lo hicimos cocido porque queda muy jugoso y nos parecía que iba a quedar mejor. Para hacerlo ponemos un cazo con agua, una cucharadita de sal y un chorrito de aceite al fuego y cuando esté caliente metemos la pechuga. El tiempo de cocción depende del tamaño de la pechuga, pero será aproximandamente de 5 a 8 minutos. La pechuga dejará de tener color rosa y se irá poniendo blanca. Cuando creamos que está hecha la sacamos y la cortamos por la mitad, si está toda blanca significará que está hecha, pero si tiene el centro rosa la volvemos a meter para que termine de hacerse.


Una vez cocida la pechuga la meteremos a la nevera para que se enfríe.

Cuando tengamos todos los ingredientes listos los cortamos en trozos del tamaño que queramos, aunque es aconsejable que no sean muy grandes, y los mezclamos.

Se puede aliñar con vinagre, aceite o cualquier tipo de vinagreta que se nos ocurra.

lunes, 25 de julio de 2011

CUSCÚS AL MICROONDAS

En casa solemos hacer cuscús como acompañamiento cuando cocinamos por ejemplo algún tipo de carne en salsa, o también como plato principal mezclado con unas verduras.
Hay varias formas de preparar el cuscús pero ésta es la forma que, a nuestro parecer, queda mejor. Desde que vimos la receta en un paquete de origen árabe hace meses, lo hemos estado cocinando siempre así.
Es muy sencillo de preparar y en unos 5 minutos tendréis un cuscús muy rico, nada seco y con sus granos sueltos. Sólo hace falta tener microondas.

INGREDIENTES Para 2 personas

- 1 vaso de cuscús de grano pequeño
- 1 vaso de agua (siempre echar el mismo volumen que el cous cous)
- 1 cucharadita de sal
- 1 chorrito de aceite de oliva
- 1 cucharadita de mantequilla

PREPARACIÓN

Echamos el agua con la sal y el aceite en un recipiente de cristal o apto para microondas y lo calentamos hasta que empiece a hervir. En ese momento añadimos el cuscús, lo movemos y dejamos reposar 3 minutos.




Pasado ese tiempo hay que taparlo con film transparente y meterlo al microondas a potencia máxima durante 2 minutos.




Al sacarlo del microondas quitamos el film (con cuidado porque quemará), echamos una cucharadita de mantequilla y removemos bien.
Ya se puede servir.




En el caso de comerlo como acompañamiento ya estará listo.
Si se quiere comer con unas verduras, lo mejor es rehogar las verduras y cuando estén blandas añadir en la sartén el cuscús y alguna especia para que se impregne bien de sabor.

lunes, 18 de julio de 2011

TARTA Y FLORES CON FONDANT

Hace más de un mes que hicimos la tarta esta, pero nos hemos dado cuenta de que no la habíamos puesto en el blog para que la vierais. Fue para el cumpleaños de una amiga y está hecha de fondant como podéis ver. Hemos hecho ya unas cuantas tartas fondant pero esta es la más sencilla y de las que más ha gustado.




El paso a paso es igual que la primera que hicimos (podéis ver cómo se hace pinchando aquí), pero si os fijáis bien, en el centro lleva varias flores. Están hechas con fondant a mano y es mucho más fácil hacerlas de lo que pueda parecer.
Para hacer las rosas nos fijamos en el paso a paso que puso Eva en su blog Club Cooking Cookies. Ella usó Pasta de goma para hacerlas, y así quedan mucho más bonitas y finas, pero como nosotras no teníamos pues las hicimos con Fondant. Aún así el resultado es bueno también.

Así es como las hicimos:

FLORES DE FONDANT


Primero hay que hacer 8 bolitas de fondant, de tamaño de una avellana aproximadamente y aplastarlas con un rodillo hasta que tengan un grosor muy fino.




Ahora hay que coger la que haya quedado más pequeña y enrollarla:


A continuación se irán colocando el resto de láminas alrededor una por una. Hay que ir dando forma ondulada a la parte de arriba, separándolo un poco, para que parezcan pétalos.


Como se ve en la siguiente foto, se irá formando una especie de cono. Para terminarla se puede dejar así y ponerle un trozo verde simulando un tallo o cortar un trozo para poder colocarla.



domingo, 10 de julio de 2011

CANELONES

Hubo una temporada hace varios años que hacíamos canelones bastante a menudo, y desde entonces no los habíamos vuelto a comer en casa. Así que el otro día se nos ocurrió hacerlos para comer porque además a nuestra madre le encantan.

Ahora que en verano estamos las dos en casa casi todos los días nuestros padres nos ceden la tarea de decidir el menú diario y cocinarlo. Lo más difícil es estar todos los días pensando en qué comida hacer sin hacer todas las semanas lo mismo y comer variado. Es una tarea a la que muchas personas no dan importancia porque llegan a casa y ya está la comida hecha, pero que cuando te toca a ti planearlo la cosa cambia.

Aquí va la receta de cómo los preparamos, esperamos que os guste:


INGREDIENTES para 4 personas

- 400 gr. de carne picada de ternera
- ½ cebolla
- 1 zanahoria pequeña
- 50 ml de vino blanco
- 16 láminas de pasta para canelones
- Tomate frito
- Bechamel
- Queso en polvo parmesano

Para la bechamel:
- Aceite
- Harina
- Leche
- Sal

PREPARACIÓN

Cortar la cebolla en trozos pequeños. Echar en un cazo 2 cucharadas de aceite y hacer la cebolla a fuego medio hasta que esté blanda. Después añadimos la carne picada (previamente la habremos echado sal y pimienta al gusto) y la zanahoria rallada y subimos el fuego a medio-alto, removiendo cada poco para que se haga toda la carne por igual. Y cuando esté toda la carne hecha (dejará de tener color rojo) añadimos el vino y bajamos el fuego para que lo reduzca poco a poco removiendo de vez en cuando, tardará unos 10 minutos. Cuando todo el vino se haya evaporado lo probamos por si hiciera falta añadir un poco más de sal o dejarlo reducir más si supiera a vino. Lo apartamos del fuego.






A la vez que se está haciendo la carne ponemos una cazuela con abundante agua, sal y un chorrito de aceite a calentar, para cocer la pasta. Nos gusta mucho más utilizar la pasta que hay que cocer, porque la que viene precocinada no sabe igual de bien.
En el momento que el agua empiece a cocer se van añadiendo las láminas una a una para que no se peguen entre sí. El tiempo de cocción viene en el paquete de pasta pero suele ser de 12 a 15 minutos.

Cuando estén cocidas las láminas, vaciamos la cazuela en un escurridor y colocamos las láminas una a una extendida sobre un paño de cocina limpio. Esto sirve para que no se peguen unas a otras o se rompan.


Para montar los canelones es muy sencillo. Se echa el relleno en el centro de la lámina de pasta extendida. Lo mejor es imaginar que la lámina está dividida en tres y echar el relleno en la parte central. Y luego taparlo con los extremos.






Según se rellenan los canelones se van dejando en una bandeja para horno con un poco de tomate en el fondo.




Una vez colocados todos echamos una capa de bechamel (al final de la entrada ponemos cómo hacerla casera), como de medio dedo de espesor y sobre ella un poco de queso en polvo para que al hornearlo se quede una costra crujiente.




Metemos la bandeja al horno a 200º calentando por arriba y abajo durante unos 15-20 minutos, hasta que esté dorado. Si diéramos sólo a calentar por arriba se doraría muy rápido y el interior del canelón quedaría frío.


¿Cómo hacer salsa bechamel casera?

Es fácil hacerla pero lo más importante es no dejar de remover nunca o se pegará y no saldrá bien.

Lo de las cantidades en la bechamel es un poco a ojo, pero más o menos para canelones para 4 personas echamos 3 cucharadas de harina colmadas.

Primero hay que coger un cazo, echar suficiente aceite para que cubra todo el fondo y ponerlo a calentar al fuego. Cuando el aceite esté caliente, bajamos el fuego a la mitad y añadimos la harina. Empezamos a remover hasta que la harina se mezcle con el aceite y se haga una pasta uniforme. En ese momento añadimos un chorro de leche sin parar de remover. Cuando haya absorbido esa leche volvemos a añadir otro poco de leche, cuando la absorba se añade más leche… Según pasa el tiempo va absorbiendo más lentamente la leche. Cuando veamos que tiene la textura que queremos dejamos de añadir leche y continuamos removiendo varios minutos, siempre a fuego medio. En este momento añadimos la sal.
Lo de seguir removiendo después es para que la harina se cocine bien, porque si lo apartásemos del fuego nada más terminar de añadir la leche sabría a harina.
El proceso entero debe durar al menos 10 minutos para que no quede la harina cruda. Cuando pensemos que está hecha lo probamos por si hiciera falta añadir más sal y si no sabe a harina estará terminada.
Unas fotos de la demostración:











Related Posts with Thumbnails