lunes, 23 de enero de 2012

CHOCOLATE LAYER CAKE

Ayer fue el 50 cumpleaños de nuestra madre, y se dice pronto, pero… ¡Ya es medio siglo! (cuando lea esto nos mata). Pero tenemos que decir que los tiene muy bien llevados, ojalá estemos tan bien como ella cuando tengamos nosotras 50 años, ¿dónde hay que firmar?
Y como es normal, queríamos hacerle una tarta especial para celebrarlo. Pronto se nos vino a la mente a las dos la pedazo de tarta que hizo nuestra querida Bea de El rincón de Bea hace poco. Se trataba de un pastel de chocolate de 3 pisos recubierto de nata y queso con una pinta tremenda. ¡Pues ya está!
Luego fueron surgiendo variaciones de la receta según la hacíamos, pero quedo riquísima igualmente. En vez de ser de 3 pisos fue de 2 porque no tenemos más que un molde y no teníamos tiempo de hacerlo en 3 tandas. Otra variación fue que la hicimos entera en una mañana, no dejamos los bizcochos un día en la nevera. El alisado de la tarta fue un poco rústico debido a la falta de un soporte giratorio para tartas, pero quedamos muy contentas con el resultado y a nuestra madre le encantó, que es lo que cuenta. Además la decoración fue de forma personalizada, claro.

Además, el sábado también celebramos el cumpleaños de nuestro primo Diego, que cumplía 3 añitos, y le hicimos dos tartas de galletas, crema y chocolate. Las podéis ver al final de la entrada.

A ver qué os parecen.

CHOCOLATE LAYER CAKE


INGREDIENTES para el bizcocho

- 230 gr. chocolate de cobertura (Aprox. 70%)
- 170 gr. mantequilla sin sal a temperatura ambiente
- 350 gr. azúcar moreno
- 3 huevos XL
- 370 gr. harina trigo todo uso
- 1 y 1/2 cucharaditas de levadura química (Royal)
- 1 y 1/2 cucharaditas bicarbonato sódico
- 1/2 cucharadita sal
- 500 ml. leche a temperatura ambiente
- 2 cucharaditas extracto de vainilla

PREPARACIÓN

Precalentar el horno a 175º.

Engrasar con aceite o con spray especial 2 o 3 moldes desmoldables de 18 cm. y prepararlos con papel de hornear en la base. O si como en nuestro caso sólo tenéis uno, tendréis que hacer un bizcocho y esperar a desmoldarlo para hacer el siguiente.

Derretir el chocolate en el microondas o al baño maría y reservar hasta que enfríe.
Tamizar la harina, levadura, bicarbonato sódico y la sal y reservar.
Separar las claras de las yemas y ponerlo en recipientes diferentes.
Montar las claras a punto de nieve y reservar.
Batir las yemas durante unos minutos hasta que espumen y reservar.
Mezclar la leche junto con el extracto de vainilla y reservar.

En una máquina de batir o con las varillas eléctricas, batir la mantequilla y el azúcar hasta conseguir una mezcla que haya blanqueado y quede esponjosa (unos 3 minutos a velocidad media).
Añadir las yemas batidas a velocidad baja y batir bien. Incorporar a ésta mezcla el chocolate derretido. Batir hasta que esté integrado.
Con la velocidad al mínimo añadir un tercio de la harina y batir justo hasta que se haya incorporado. Añadir un tercio de la leche con la vainilla. Continuar alternando con la harina hasta que hayamos terminado y no batir más de lo necesario.

Incorporar las claras a punto de nieve y mezclar a mano con una lengua de silicona. Repartir esta masa uniformemente entre los moldes que teníamos preparados. Es muy importante que los tres moldes tengan exactamente la misma cantidad de masa.

Hornear a 175º con el horno calentando sólo por abajo, durante unos 25-30 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga totalmente seco. Si se divide en dos, como nuestro caso, tardará algo más en hornearse, como unos 35 minutos.

Dejar enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos. Pasado este tiempo, los desmoldaremos, les daremos la vuelta, y los dejaremos enfríar totalmente sobre una rejilla.
Cuando estén totalmente fríos, los envolveremos en papel film transparente, y los meteremos de un día para otro en la nevera para que se asiente la miga. (Nosotras simplemente los dejamos enfriar y salió también muy bien)


INGREDIENTES relleno y cobertura

- Nata para montar (cuanto más cantidad de M.G mejor)
- Azúcar glas al gusto
- Queso crema (tipo Philadelphia)

Se monta la nata (nosotras la montamos con la batidora), una vez esté montada se añade el azúcar y se remueve con un tenedor y después se echa el queso blando y se termina de remover hasta que esté bien mezclado. Probar por si hiciera falta añadir más cantidad de azúcar o queso.

*Para la decoración echamos cacao en polvo a lo anterior hasta que tenía el color y sabor que quisimos, formando trufa.

MONTAJE DE LA TARTA

Sobre un soporte de tartas o una bandeja, echar un pegote de nata para que se quede sujeto el bizcocho, a continuación poner una capa de bizcocho, después echar una capa de nata de un dedo de grosor por toda la superficie y colocar el otro bizcocho.
Echar con una espátula o cuchillo plano una capa fina de nata por toda la superficie y los laterales de la tarta.




Meter a la nevera unos 20 minutos para que se solidifique la nata y podamos cubrirla bien.

Ahora echamos ya la capa definitiva de nata con cantidad que queramos que tenga por fuera y vamos alisando, primero la parte de arriba y luego las paredes.


Una vez lisa, nosotras decidimos que queríamos que las paredes fueran con unos surcos, así que fuimos pasando una espátula especial sin levantarla según girábamos el soporte.


Y para decorar la parte de arriba, metimos la trufa en una manga pastelera y con una boquilla lisa fuimos dando la forma y escribiendo las letras.


Así quedó por dentro:


Y estas son las dos tartas que hicimos para celebrar el cumpleaños de nuestro primo Diego:





miércoles, 18 de enero de 2012

COULANT DE CHOCOLATE

Hay recetas que decimos que están buenas, otras las recomendamos porque están muy buenas, y otras, como esta, casi que os obligamos a hacerla, jajaja.
Lo tiene todo, chocolate, se hace en poco tiempo, son ingredientes muy accesibles, … Así que no tenéis excusa para no hacer un coulant de estos y sorprender a quién queráis. Es muy recomendable por ejemplo para cuando hay invitados por la rapidez con la que se hacen (en casi 10 min en el horno están listos y la masa en unos 15 minutos).
Sólo necesitáis unos moldes aptos para hacerlos, y los más recomendables son los del tipo que se utiliza para Souflés, o también en flaneras.
Lo más importante en esta receta es el tiempo de horneado, ahí os podemos orientar pero no decir el tiempo justo, hay que ir viéndolo porque influyen muchas cosas como el horno de cada uno, el chocolate, el molde… Así que lo mejor es que pasados los 10-12 minutos se saque uno, se desmolde y se vea el punto. Suele dejarse hecho por fuera y un poco derretido por dentro, de ahí que se llame también Volcán de chocolate.

La receta es de la cocinera inglesa Nigella Lawson y en este enlace podéis ver la modificación echándole especias que hizo Liliana de Albahaca y Canela.


INGREDIENTES para unos 3 grandes

- 175 g. de chocolate negro bueno
- 25 g de mantequilla a temperatura ambiente
- 75 g de azúcar
- 2 huevos
- 25 g de harina
- ½ cucharadita de extracto de vainilla
- 1 pizca de sal

PREPARACIÓN

Precalentar el horno a 200º dejando la bandeja dentro.

Derretir el chocolate al baño María o en el microondas y reservarlo.
En un recipiente batir la mantequilla con el azúcar con unas varillas eléctricas hasta que se mezclen bien, después añadir los huevos y seguir batiendo.
Echar la harina tamizada, el extracto de vainilla y la sal y remover con las varillas hasta que se quede homogénea la masa.
Por último echar el chocolate y remover con una espátula o lengua hasta que esté todo bien integrado.

Untar mantequilla en los moldes y rellenarlos de la masa, no llenar hasta arriba porque aumenta un poco su tamaño.
Poner los moldes sobre la bandeja en el medio del horno y hornear a 200º durante 10 o 12 minutos. Sacar uno y desmoldarlo para ver si está hecho en el punto deseado. Para desmoldarlo poner boca abajo el molde sobre un plato.

domingo, 8 de enero de 2012

REGALOS DE REYES GASTRONÓMICOS

¿Qué tal se han portado los Reyes magos con vosotr@s? Con nosotras muy bien. Y para que veáis lo bien que se han portado (porque hemos sido muy buenas durante el año, claro) os ponemos aquí las fotos de las cosas de cocina que nos han traído.


Un rallador y un martillo para espalmar carne o pescado


Dos bolsitas de frosting para decorar cupcakes


Un kit de glasa de colores para decorar galletas y una jeringuilla para decorar


Dos cortadores de bizcochos con forma de coche y tren


Molde para hacer galletas-piruleta


Una hucha llena de grajeas Jelly Belly


Muchísimas gracias!

miércoles, 4 de enero de 2012

BOEUF BOURGUIGNON

¡Feliz año nuevo! ¿Qué tal habéis comenzado el 2012? Nosotras muy bien. ¿Y sabéis cuál es uno de los propósitos de año nuevo de Laura? Hacer algún video de alguna receta para subirlo al blog. Así que podéis escribirnos diciendo de qué receta os gustaría que hiciéramos video, por si algún día nos animamos, sólo falta convencer a la otra mitad del blog, jaja.

Ahora hablando ya de los días de fiesta, hemos cocinado un montón de cosas, pero sin duda la receta de hoy es la que más nos ha gustado y también la que más ha gustado a los invitados. Se trata del clásico y mundialmente conocido Boeuf Bourguignon de Julia Child. A pesar de que se tarda unas horas en cocinar merece mucho la pena por lo riquísimo que sale. Además, es la primera vez que utilizábamos la cacerola Le Creuset, que era de nuestra abuela, y tiene significado especial.
Como guarnición hicimos unas patatas pera, y la receta también la podéis encontrar al final de esta entrada.
Esperamos que os guste la primera receta del año.


BOEUF BOURGUIGNON

INGREDIENTES para 6 personas

- 1,4 kg carne de ternera para guisar
- 175 g. de bacon
- 1 cebolla
- 1 zanahoria
- 2 cucharadas de harina
- 1 cucharadita de sal
- ½ cucharadita de pimienta
- 720 ml de vino tinto joven
- 2 ó 3 tazas de caldo de carne
- 1 cucharada de tomate frito
- 2 dientes de ajo machacados
- ½ cucharadita de tomillo
- 1 hoja de laurel
- Aceite

PREPARACIÓN

Cortar el bacon en tiras gruesas y las zanahoria y la cebolla en juliana (láminas finas).
Trocear la carne en dados de unos 4 cm de lado.


Echar el bacon en un cazo con agua cuando esté hirviendo y dejarlo cocer 10 minutos.
Escurrirlo y secarlo.

En una cacerola grande y apta para horno (usamos la heredada de nuestra abuela Le Creuset ), saltear el bacon con una cucharada de aceite de oliva durante un par de minutos, hasta que esté dorado. Sacarlo de la cacerola y reservarlo en un plato. Dejar la grasa que ha soltado en la cacerola, ponerlo al fuego y cuando esté caliente echar la carne. A fuego fuerte remover la carne hasta que tome color. Queremos que esté hecha por fuera pero no por dentro, por eso hay que hacerlo a fuego fuerte y removiendo constantemente.


Retirar la carne al plato con el bacon y echar en la cacerola la zanahoria y la cebolla.


Rehogar unos minutos hasta que se doren. En ese momento añadir la carne y el bacon y echar la sal y la pimienta. También la harina, y remover hasta que se haya impregnado bien toda la carne.


Meter la cacerola destapada al horno a 230º a media altura durante 4 minutos. Sacarlo, removerlo y volverlo a meter al horno otros 4 minutos.

Sacar del horno y bajar la temperatura a 160º

Añadir el vino, y después echar suficiente caldo para que se quede la carne casi cubierta (echamos como medio litro de caldo). Añadir el tomate, el perejil y el ajo machacado con el mortero, el laurel y el tomillo.


Tapar y meter la cacerola en la parte más baja del horno a 160º. Dejar hacerse despacio en el horno durante 3 o 4 horas, hasta que la carne quede tan jugosa que se parta con el tenedor. (Nosotras lo tuvimos 4 horas).


Mientras la carne está en el horno, cortamos los champiñones en láminas y los salteamos en una sartén con un poco de mantequilla durante unos 5 minutos.


Cuando la carne esté ya fuera del horno, añadir los champiñones.


Julia sugería que una vez sacado del horno se separase la salsa de la carne y verduras, y que a la salsa se le quitase la grasa y se pusiera unos minutos a cocer al fuego para que espesara, en ese momento se volvía a mezclar con la carne.

PATATAS PERA

Simplemente se hace un puré de patata. Cocer en abundante agua patatas cortadas en trozos pequeños y cuando estén blandos, se escurre. Para que quede mejor el puré, una vez cocidas las patatas, en vez de triturarlas con un tenedor, se aplastan en un colador y quedará mucho mejor.


Se echa un poco de pimienta molida al puré y una vez frío, se va cogiendo con la mano, haciendo bolas y dándolas forma de pera.
Se pasan por harina, huevo y pan rallado (en ese orden) y en ese momento se termina de dar la forma de pera. Se coloca arriba un trozo de palillo como si fuera el rabito y se fríen en abundante aceite.



Related Posts with Thumbnails