viernes, 27 de julio de 2012

SAQUITOS DE MANZANA Y CANELA


En nuestro pueblo hay varias fruterías árabes y nos gustan porque suelen tener productos típicos de Marruecos que no se encuentran en supermercados normales, como por ejemplo dátiles sin estar duros como una piedra, cous cous de buena calidad o láminas de pasta brick, que son las que hemos utilizado para esta receta.
¿Sabéis cuál es la única pega? Que suelen venir empaquetados en otro idioma, generalmente francés, y sinceramente nuestro nivel de francés no es muy alto.

Así que cuando compramos el paquete de pasta brick para hacer experimentos nos llevamos la sorpresa de que venían en la parte de atrás varias recetas, y pronto nos llevamos la decepción de que venían en francés. Total, que vimos el dibujo de unos saquitos y conseguimos adivinar gracias a nuestro pésimo vocabulario, que era un postre con manzana que llevaba azúcar y mantequilla. La elaboración se podría decir que fue pura invención o diciéndolo de otro modo, una interpretación de la receta con variaciones, jajaja.

Pero como no era una receta difícil salió bien y no veáis lo ricos que salieron estos saquitos y lo fáciles que son de hacer.

Por cierto, retiramos lo dicho en la entrada anterior de que no estaba haciendo mucho calor. El calorazo ya ha llegado y se ha quedado, el ventilador se ha convertido en nuestro mejor amigo y junto al método “casa-vampiro” (bajamos casi del todo todas las persianas de casa durante el día para que no entre el calor) hacen que lo llevemos lo mejor posible.

Aquí están los saquitos:


INGREDIENTES para 12 saquitos

- 1 Manzana reineta grande
- 10 gr. de Mantequilla
- 2 cucharadas de azúcar
- 1/2 cucharadita de canela
- Láminas de pasta brick
- Cuerda de bridar


PREPARACIÓN

Pelar y descorazonar la manzana*. Cortarla en trozos cuadrados pequeños.

Poner una sartén a fuego medio y derretir la mantequilla. Echar la manzana y remover un poco. A continuación echar el azúcar y la canela y seguir removiendo unos minutos hasta que la manzana esté blanda. El azúcar se empezará a caramelizar, por lo que la manzana empezará a coger un tono más oscuro.


La cantidad de azúcar y canela es orientativa, porque lo mejor es ir echando y probando hasta que tenga el sabor que cada uno quiera. Recomendamos que no quede demasiado dulce y que se pueda apreciar el sabor de la manzana.

Cuando esté la manzana blanda, retirarlo del fuego y dejarlo enfriar.

Sacar una lámina de pasta brick del paquete. Las nuestras eran redondas de unos 30 cm. de diámetro, así que lo que hicimos fue dividirlas en 4 trozos. No hay que tardar mucho manipulando la pasta porque es muy fina y se seca enseguida, por lo que si se seca se rompería.
Poner una cucharadita del relleno de manzana en el centro de la pasta y formar un saquito juntando todos los bordes.



Atarlo con un trozo de cuerda de bridar (como la que se utiliza para los pollos asados).


Freír en una sartén con abundante aceite a fuego medio hasta que estén dorados. 


* Nos gusta usar las reineta porque tienen un sabor y textura suave y enseguida se cocinan, además su sabor combina muy bien con la canela, pero se puede usar cualquier variedad.

domingo, 15 de julio de 2012

TRIÁNGULOS CRUJIENTES DE ESPINACAS Y QUESO BRIE


¿Qué tal va vuestro verano? Nosotras ya de vacaciones totalmente, aunque no nos vayamos a ir a ningún sitio este verano al menos estamos en familia en casa, que cuando hay clases no nos vemos mucho. Menos mal que este año de momento no está haciendo demasiado calor, porque ni os imagináis lo mal que se pasa en Toledo cuando pega bien el Lorenzo (osea el sol, frase de nuestra madre).

¿Sabéis qué nos ha pasado esta semana? Las hormigas han decidido invadir nuestra cocina… ¡¡¡Socorro!!! Han aparecido por sitios insospechados, así que nos ha tocado vaciar casi todos los armarios, echar “flus flus” y esperar a ver si desaparecen de una vez, porque no nos gustaría hacer bizcochos con hormigas o echar azúcar al café con visitantes dentro.

La receta de hoy son unos triángulos hechos con pasta filo, por lo que quedan muy crujientes. Se pueden hacen con el relleno que queráis, pero éstos, y os los aconsejamos, están rellenos de espinacas con bechamel y queso Brie.

INGREDIENTES

- Pasta filo (se puede encontrar en Carrefour)
- Espinacas congeladas
- Queso Brie
- Bechamel
- Mantequilla

PREPARACIÓN

Primero hay que hacer las espinacas según indique el envoltorio, es decir, hay algunas que hay que cocerlas unos minutos y otras que se pueden rehogar en la sartén.
Si se cuecen en agua, una vez cocidas hay que escurrirlas bien.

Se sazonan, se añade un poco de bechamel para ligarlas y queso Brie en dados pequeños (le quitamos la corteza blanca para que no supiera muy fuerte). Mezclarlo bien todo y dejarlo enfriar.


Derretir en un recipiente un poco de mantequilla, en el microondas o al baño María.

Extendemos dos láminas de pasta filo juntas, untamos con una brocha la superficie con la mantequilla derretida y cortamos tiras a lo largo de unos 4-5 cm  de ancho como se ve en la foto.


Colocamos un poco de relleno en un extremo de la tira y hacemos un triángulo llevando la esquila al lado opuesto.
Vamos doblando el triángulo como se ve en la foto hasta llegar al otro extremo. 







Colocamos el triángulo en la bandeja del horno sobre papel vegetal con el trozo del cierre hacia abajo.
Untar la superficie de los triángulos con mantequilla y meter al horno a 180º hasta que se doren.




Related Posts with Thumbnails