martes, 28 de agosto de 2012

GIJÓN VERANO 2012


Viaje hecho por Paloma

Por si no lo sabéis, nuestra madre es artesana, y ahora en agosto ha estado exponiendo en una feria en Gijón, y nos ha tocado a una de nosotras ir a ayudar, así que aquí está la crónica gastronómica de Paloma de esos días por Gijón:

Os aviso que va a ser una entrada bastante larga, pero he visto y probado tantas cosas, que os las tenía que contar. A ver si consigo ordenar bien las ideas y no hacerlo muy pesado.
No todo es trabajar, así que aproveché una mañana soleada al poco de llegar para ir a pasear por el paseo marítimo y por el centro de Gijón. Cuál fue mi sorpresa cuando al ir a pedir un plano de la ciudad en la caseta de información me encontré este panfleto que anunciaba un bono para probar postres en 16 pastelerías y heladerías que participan. Casi se me salen los ojos de la emoción.

Me estuvo contando la chica de información que hay dos tipos de bonos, el de 5 degustaciones y el de 10. Y el precio es de 7€ el primero y 13€ el segundo. Además los bonos no tienen caducidad, es decir, puedes ir un día a una, el mes siguiente a otra...

Peeeero los jueves tienen una oferta del 30%, así que sin saberlo, da la casualidad de que el día que fui era jueves!!! Y me costó 5€ el bono de 5 degustaciones.
Al comprar el bono te dan un librito en el que sale cada sitio participante con su postre y un plano con su localización.

Ahora llegaba la parte difícil, elegir sólo 5 postres, porque os aseguro que con el nombre y la foto tenían muy buena pinta todos.


Estos son los que elegí al final:

Semifrío de arroz con leche  (La casa del chocolate)


Este es el primero que comí y me vino genial porque lo comí ese mismo día después de haber estado más de una hora caminando al sol. Así que algo así de fresquito y sabroso me encantó.
Además tenía pensado ir a esta pastelería de todas formas, ya que es de uno de los mejores pasteleros de España, Tino Helguera, al que tuve el placer de conocer en una charla sobre chocolate el año pasado. Tiene una variedad enorme de bombones hechos allí de forma artesanal.


Tarta gijonesa (Agüera)

Esta es una de las tartas más famosas en Asturias y no la había probado aún, así que cuando la vi en el librito fui de cabeza. He de decir que me encantó porque estaba muy tierna y sabía a mi turrón preferido, el blando o de jijona, sin ser empalagosa.

Amagüetsu (Pomme sucre)

Menos mal que tengo una amiga asturiana que me dijo que significaba algo relacionado con las castañas, porque sino nunca lo habría adivinado por el nombre.
En efecto, se trataba de un pastelito hecho con castañas y… sidra! Estaba muy rico, y además la pastelería donde lo hacían tiene varias por España, se llama Pomme Sucre y en Madrid por ejemplo también está.

Helado de manzana (Coppelia)

Otro día de paseo a pleno sol en el que me vino muy bien una paradita en esta heladería. Me resultó un helado muy refrescante, para nada pesado y con un sabor ligeramente ácido con trocitos de manzana. Muy rico.

Desmigado de avellanas y queso Varé (Balbona)

En último lugar, pero mi preferido de todos. ¡¡¡Qué cosa más rica!!! La base era firme pero al comerla se deshacía, la mermelada y el queso combinaban muy bien, pero además dentro llevaba un poco de praliné. Lo compartí con mi amiga Carmen mientras tomábamos un café (yo un té, claro) y también le gustó mucho.

Por lo tanto recomiendo a todo el que tenga la oportunidad, de hacerse con uno de estos bonos. Seguramente yo no habría descubierto ni la mitad de estos sitios por mi cuenta, y gracias a este evento lo hice y disfruté mucho.
Y con todo lo que anduve por Gijón, diría que casi casi bajé todo lo que comí, jaja.

FERIA DE MUESTRAS

Ni os imagináis la cantidad de puestos de comida que había. Entre restaurantes, sitios de frituritas, pastelerías y cafeterías me atrevo a decir que casi la mitad del total eran puestos de restauración.
No puedo dejar de mencionar un par de cosas que me hicieron pensar en los pobres consumidores de ciertos puestos. Por ejemplo vi bocatas de tortilla o mayonesa expuestos al aire a pleno sol, chorizos requetecalentados, y así podría continuar un rato. Supongo que fijarme en esas cosas son gajes del oficio, pero recomiendo fijarse un poco en los sitios antes de comprar comida, sólo eso.

Dejando eso de lado, hay varios puestos que me llamaron la atención por unas cosas u otras:

Lo que se ve dentro es una ternera entera. Me explicaron que es el horno más grande de España y que lo utilizan en eventos estilo bodas o cosas así.

 Qué panes más ricos nos comimos! Llevaban las masas ya fermentadas y las horneaban allí en un horno de leña. Lo peor era resistir hasta que se enfriase un poco para poder comerlo. Olía tan bien…


 Y también bollos preñaos, claro

Este era un puesto gallego, cocían allí mismo el lacón y el pulpo


La Alborada de Tazones. Nuestros vecinos que siempre nos traían para probar un trocito de chocolate de alguna de las más de 30 variedades que tenían. Y arroz con leche hecho con leche de vaca y cabra. En la foto Enol, siempre con una sonrisa.

Zumo de Aloe Vera. Sí, habéis leído bien. Resulta que Alex, que es de Venezuela, tiene una empresa de Aloe llamada Barunu y hace zumos también. Si os preguntáis que cómo sabe, el sabor del natural es parecido al suero de los yogures naturales, y el otro tiene más sabor a miel. Nos ha regalado una botella de cada y pensamos cocinar algo con ello. Si tenéis alguna sugerencia será bienvenida.

Este puesto era de un hombre genial y muy simpático, de origen argentino, llamado Amado. Le podéis ver en la foto. 

Como podréis observar, llevaba quesos. Un día me hizo una cata y como me gusta mucho el queso estaba encantada. Llevaba Parmesano:

De Gruyère, mi preferido de los que probé:

 Y uno de cabra curado que no sabía para nada a cabra, riquísimo:

 Y las siguientes fotos no son de un puesto de comida, sino que teníamos unos vecinos muy simpáticos y que nos cuidaban muy bien. Nos trajeron un día calabazones de su huerto, como ellos decían, ya que como veréis por el tamaño, merecen llamarse así.

Y otro día nos trajeron esto:

Sí, son caracoles. Cocinados por la encantadora Nieves, y que según dijeron mis padres y el resto, estaban buenísimos. Yo lo sentí mucho pero no los probé. Los caracoles son algo que no me atrevo a comer, simplemente me los imagino felizmente sobre una hoja con sus ojos estirados y me da mucha pena comerlos. Quizás en un futuro los pruebe, de momento no.

Como broche final voy a poner unas fotos de una feria de productos orgánicos que me encontré por casualidad en una plaza mientras paseaba por la zona antigua de Gijón.
Compré una fruta que me encanta pero que es complicada de conseguir por el centro de la península, o al menos de buena calidad.

 ¡¡¡Arándanos!!! Los chicos eran muy simpáticos, me contaron que los cultivan ellos, y también fresas y más cosas.


Por si no se ha notado, me encanta visitar Asturias y su gastronomía, y aunque ya he ido varias veces, nunca me deja de sorprender. Lo he pasado muy bien y he conocido a mucha gente muy simpática. Mando un beso muy fuerte para Bea, Isa, Paco, Tamara, Agus, Amado, Alex, Nazaret, Nieves, Javier y Enol.


Sólo añadir que a la vuelta, Laura nos tenía preparadas muchas cosas ricas que ya iremos publicando.

martes, 7 de agosto de 2012

BACALAO AL PIL PIL


El bacalao al pil pil es un plato típico vasco, y no es difícil de hacer pero tiene su técnica y pasos a seguir, o no saldrá bien. Hasta se hacen concursos en el País Vasco, porque es como la tortilla de patata, partiendo de pocos ingredientes, la forma y cuidado a la hora de cocinarlo se notan en el resultado final. Eso sin mencionar lo que influyen la calidad del bacalao y del aceite.
La receta la hemos cogido del libro 1069 recetas de Carlos Arguiñano. El libro tiene más años que una de nosotras y hasta “El Argui”, como le llamamos en casa, sale con el pelo negro y todo, jajaja. Nos salió a la primera, como todas sus recetas que hemos intentado, y el bacalao queda muy jugoso y buenísimo.

Estaremos sin publicar entradas nuevas hasta finales de agosto, así que esperamos que lo paséis bien y que sobre todo cocinéis mucho! Y os animamos a que nos digáis platos o recetas que queréis que cocinemos a la vuelta.


INGREDIENTES para 4 personas

- 4 trozos de bacalao desalado
- 1 guindilla
- 4 dientes de ajo
- 2 dl de aceite de oliva

PREPARACIÓN

Cortar el ajo en láminas, y echarlo junto con el aceite y la guindilla en una sartén o cazuela a fuego medio. Cuando se doren ligeramente el ajo y la guindilla sacarlos del aceite y reservar.
Bajar el fuego y colocar en la cazuela el bacalao con la piel hacia abajo. El aceite no debe estar muy caliente, cerca de los 80º, y con unos 2 - 3 minutos por cada lado el bacalao se hará. Mover de vez en cuando la cazuela en círculos despacio para que suelte la gelatina.
Se aparta del fuego y se deja enfriar unos minutos, cuando el aceite haya enfriado se colocan los trozos de bacalao en una cazuela de barro. Se echa un poco de su aceite y se empieza a mover la cazuela con movimientos circulares para que vaya emulsionando. Esto se produce por la gelatina que suelta el bacalao.
Cuando el aceite pase a tener color blanco-amarillo y espese un poco se echa un poco más de aceite y se sigue moviendo, así hasta que se incorpore todo el aceite. Se tarda unos cuantos minutos hasta que ocurre, así que hay que tener paciencia.

Servir con la salsa y los ajos y guindilla por encima.

Hay quien prefiere emulsionar ese aceite con un colador, usándolo como si fuera una varilla, pero si se hace bien de la otra forma saldrá sin problema.

En el caso de la foto lo hicimos con unas patatas salteadas de guarnición, que son muy fáciles de hacer y están muy ricas:
Pelar las patatas y cortarlas en láminas finas, como para tortilla. Echar un chorro de aceite en una sartén, y saltear las patatas a fuego medio-alto hasta que estén doradas. En ese momento añadir un poco de ajo y perejil picado, saltear unos segundos más para que se dore el ajo y ya estarán hechas.
Related Posts with Thumbnails