domingo, 30 de diciembre de 2012

SABOR INGLÉS: CHICKEN KORMA


Estamos un poco despistadas últimamente, ¿os podéis creer que el día 25 de diciembre hizo 3 años que tenemos el blog? Pues a nosotras se nos ha hecho cortísimo y estamos muy contentas con nuestros lectores. Así que os damos las gracias a todos por leernos siempre, hacer nuestras recetas y comentarnos.
Aquí va la última receta del 2012, por si no os acordáis esta sección la hace nuestra amiga Patricia sobre recetas típicas inglesas. No podéis dejar de hacer este fabuloso….

CHICKEN KORMA

Siempre que alguien me pregunta que qué es lo más típico para comer en Inglaterra, yo siempre contesto “un curry”. Esta respuesta es algo que los mismos ingleses suelen dar medio en broma, ya que, aunque no es 100% British, la comida india suele ser consumida en todos los hogares británicos al menos una vez por semana.
Hay tantos tipos de curry como personas en estas islas, así que la receta de este mes es la de un mild curry (vamos, que no pica).
El chicken korma es un curry con pollo que suele llevar leche de coco y almendras, lo cual hace que la salsa sea muy dulzona y engorde sólo con mirarla, así que he decidido cocinar una versión light que los mismísimos Hairy Bikers (unos TV chefs muy conocidos aquí, que siempre van en Harley Davidson y son muy simpaticones) inventaron.
¡Allá va!


INGREDIENTES (Para 4 personas)

-4 pechugas de pollo pequeñas, sin piel (o 2 grandes, alrededor de 600gr.)
-Pimienta negra molida
-Unos 25 gr de yogur natural no azúcarado bajo en grasa (o normal en grasas, como queráis)
-2 cebollas grandes (alrededor de 400 gr)
-4 dientes de ajo
-20 gr de jengibre fresco (si no encontráis, se puede utilizar jengibre molido, aunque no es lo mismo y picará más)
-12 vainitas de cardamomo
-1 cucharada de comino molido
-1 cucharada de cilantro molido
-1/2 cucharadita de cúrcuma molida
-1/4 cucharadita de chili picante (opcional, solamente si lo queréis picante)
-1 hoja de laurel
-4 clavos
-1 cucharada de harina
-un pellizquito de azafrán
-2 cucharaditas de azúcar
-1 pellizco de sal
-3 cucharadas de nata líquida

PREPARACIÓN
Lo primero que hay que hacer es cortar las pechugas de pollo en piezas pequeñas, que cada pieza equivalga a un bocado. Entonces se salpimientan y se ponen en un bol no metálico (plastic o cristal) en el que las vamos a mezclar con el yogur. Una vez cubiertas en yogur, se tapa con papel film y se ponen en la nevera un mínimo de 30 minutos, aunque lo ideal sería que se marinaran en el yogur de 2 a 6 horas antes de cocinarlas.
Cuando llegue la hora de cocinar, sacad las pechugas de la nevera y ponedlas en un colador para que se queden cubiertas con la más mínima cantidad de yogur posible (¡ni se os ocurra limpiarlas con agua!)
Entretanto, picad las cebollas muy finas y rehogarlas a fuego lento/medio con una cucharada de aceite hasta que estén bien hechas


Una vez rehogadas las cebollas, es el momento de poner las especias.


 Poned el comino, el cilantro, la cúrcuma, el chili y la hoja de laurel. Las vainitas de cardamomo las tenéis que machacar (puede ser con un cuchillo grande)


El clavo tenéis que quitarle la parte final y echar solamente la parte redondita a la sartén 


Cocinad las especias durante unos 5 minutos, moviendo constantemente para que no se quemen


Echad la harina, el azafrán, el azúcar y un pellizco de sal. Entonces echad unos 300ml de agua fría en la sartén, removiendo constantemente.


 Llevad la mezcla a punto de ebullición y hervir a fuego lento durante unos 10 minutos, removiendo de vez en cuando.
Al cabo de 10 minutos, retirad la sartén del fuego, quitad la hoja de laurel y licuar la mezcla hasta que quede una salsa lo más fina posible


Poned el pollo en una sartén y sofreír hasta que esté doradito. No os preocupéis si creéis que aún tiene algo de yogur porque es eso, exactamente, lo que va a hacer que el pollo quede tiernísimo


Una vez tenemos dorado el pollo, añadir la salsa que hemos licuado antes junto con la nata liquida. Dejadlo hervir a fuego lento durante unos 10 minutos hasta que el pollo esté tierno


Sazonar al gusto y servidlo con un poco de arroz blanco


La próxima receta que os enseñaré será cómo hacer un pan naan (el pan indio que sale en la foto junto al curry)
¡Que aproveche!

miércoles, 26 de diciembre de 2012

BATIDO DE MANGO, PIÑA Y ZUMO DE ALOE VERA


Antes de nada, nos gustaría desearos a todos… ¡Feliz Navidad!
Se supone que son fechas para pasarlas con la familia y amigos y por eso queremos poner hoy esta receta, ya que la hemos hecho con un ingrediente que nos regaló hace tiempo nuestro amigo Alejando, resulta que se dedica a vender productos naturales hechos con aloe vera que trae de su país natal, Venezuela, con su empresa Barunu. Nos regaló un par de botellas de zumo y aunque se suele tomar solo, le prometimos hacer y publicar alguna receta con ello.

Después de mucho pensar, se nos ocurrió la idea de hacer un batido de frutas al que le añadiríamos un poco de este zumo de Aloe, así que como el mango y la piña nos encantan, pensamos en hacer esa combinación.
Nos regaló una botella de zumo de aloe vera natural y otra con miel, y la que utilizamos para este batido fue la de miel, para que le diera un toque más dulce todavía.
El resultado nos gustó mucho, así que os animamos a probar este zumo. Si no tenéis zumo de aloe vera podéis sustituir esa cantidad por el jugo de la piña.

INGREDIENTES

- 1 mango mediano maduro
- 3 rodajas de piña en su jugo
- 4 cucharadas de zumo de aloe vera

PREPARACIÓN

Pelar el mango y cortarlo en trozos grandes quitando el hueso.
Cortar en trozos grandes las rodajas de piña.

En un recipiente alto, echar el mango, la piña sin su jugo y el zumo de aloe vera y triturarlo con la batidora.
Se queda un zumo un poco espeso, pero si se quiere menos denso, se puede echar un poco más de zumo de aloe vera o el jugo de la piña.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

REVUELTO DE NÍSCALOS AL AJILLO


Hace unos días estuvo Laura con unos tíos y primos nuestros en Guadalajara recogiendo níscalos. Gracias a las tecnologías de hoy en día iban mandando fotos y dando envidia de lo bien que lo estaban pasando y la de níscalos que estaban cogiendo.
Menos mal que luego fueron buenos en la repartición y Laura llegó con un cargamento gigante a casa, tanto que hasta nosotras repartimos a algunos amigos y vecinos.
Para el que no lo sepa, los níscalos son unas setas comestibles de color naranja que salen ahora en otoño y son muy típicas en España.

Y claro, teniendo ese magnífico manjar otoñal en casa, había que cocinarlo, y lo primero que hicimos fue este riquísimo y facilísimo revuelto de níscalos al ajillo. Otro día nuestra madre los cocinó en un guiso con patatas, y otro día que teníamos visita los hicimos salteados. Vamos, que los hemos aprovechado muy bien.
Al final de la receta podréis ver fotos de varios regalos gastronómicos que hemos recibido estos días.


INGREDIENTES para 2 personas

- 2 dientes de ajo
- Perejil fresco picado
- 6 níscalos grandes
- 4 huevos
- Aceite
- Sal

PREPARACIÓN

Primero hay que limpiar los níscalos, y para ello hay que humedecer un trapo y pasarlo por todo el níscalo, ¡no hay que lavarlos! En el caso de que hayan sido arrancados y no cortados (como debería ser), hay que cortarle el trozo de pie que tenga tierra.


Ahora una vez limpios se tienen que cortar en trozos pequeños, como de un par de centímetros.
También hay que pelar y cortar en láminas finas los ajos.

Echar un par de cucharadas de aceite en una sartén, y cuando esté caliente echar el ajo, bajar a fuego medio y cuando se empiece a dorar, echar los níscalos. Al poco de echarlos soltarán un líquido. Hay que estar removiéndolos para que se cocinen hasta que no quede líquido en la sartén, en ese momento estarán más blandos.



Echar el perejil un poco de sal, y a continuación echar los huevos ligeramente batidos con sal.
Remover con movimientos amplios hasta que el huevo esté cuajado.


Y aquí están los regalitos gastronómicos:

Estos son de nuestros padres, que estuvieron en el País Vasco y nos trajeron estas lentejas rojas sin piel y soja:


 Y esto nos llegó hace unos días por sorpresa por Correos. Son fabes llegadas desde Asturias enviadas por nuestra amiga Nazareth. ¡¡¡Muchas gracias!!!


viernes, 9 de noviembre de 2012

BUÑUELOS DE CALABAZA

Es cierto que no publicamos tan a menudo como nos gustaría (ni como le gustaría a Miguel Ángel, Adrián, Jorge, Paco, Noemí, etc. que nos lo suelen recordar, jaja), pero cuando publicamos una receta nos gusta haberla hecho antes, saber que sale bien y además que salga muy rica. Y si juntas todo eso a la petición popular de los que los probaron, no nos queda otra que publicar estos buñuelos.

Hace poco, nuestra “tía” Milagros nos regaló una calabaza como está ocurriendo estos últimos años en estas fechas, y justo esta semana publicó Cristina en su blog Kanela y limón una receta de buñuelos de calabaza, así que había que hacerlos sí o sí porque tenían una pinta…
En resumen, son facilísimos de hacer, muy ligeros y a todos los que los hemos probado nos han encantado (y estamos hablando de más de 20 personas).

Normalmente los buñuelos que venden en las pastelerías rellenos de crema, nata o chocolate necesitan una elaboración mucho mayor porque hay que hacer una pasta llamada choux de la que os hablaremos en otra entrada más adelante. Pero la masa de éstos se hace en un par de minutos nada más y no hay que rellenarlos.

Aquí está la receta:


INGREDIENTES (salen más de 50)

- 3 huevos
- 80 gr. de azúcar
- 500 gr. de puré de calabaza
- Ralladura de una naranja
- 250 gr. de harina
- 8 gr. de levadura química (Royal)
- Aceite de oliva

PREPARACIÓN

Primero tenemos que tener hecho el puré de calabaza, para ello sólo hay que pelarla, quitarle las pepitas, trocearla y cocerla con abundante agua hasta que esté blandita (en olla rápida en 5 minutos está listo). Después hay que escurrir el agua y triturarlo.

Empezamos batiendo los huevos con una varilla a mano, después se añade el azúcar, el puré de calabaza y la ralladura de naranja, y por último la harina con la levadura tamizadas. Mezclar bien con la varilla y ya está la masa lista.

Poner en una sartén alta abundante aceite (unos dos dedos de alto) y cuando esté caliente ir echando pegotes de la masa con una cuchara separados un poco. El aceite no tiene que estar demasiado caliente o se harán muy rápido y por dentro quedarán crudos (en nuestra vitrocerámica estaba al fuego 6 de 9). Deben quedar dorados e hinchados. Si se bajan al sacarlos es que el aceite está muy fuerte o que le faltaba hacerse un poco.
Se suelen dar la vuelta solos pero si alguno se resiste… ayudarle!

Ir colocándolos sobre una rejilla o papel absorbente.

Se pueden luego rebozar por una mezcla de azúcar y canela, pero están tan ricos sin nada que os lo dejamos a vuestro gusto.

miércoles, 24 de octubre de 2012

SABOR INGLÉS: APPLE CRUMBLE


Hace unos días os contábamos que íbamos a empezar una nueva sección. Pues aquí está al fin. Tenemos una amiga que se llama Patricia viviendo en Inglaterra y como le gusta mucho cocinar y hace cosas muy ricas, se nos ocurrió la idea de empezar esta sección que queremos que sea mensual. En ella nos enseñará cómo hacer los platos típicos ingleses tanto dulces como salados, así que esperamos que os gusten tanto como a nosotras.

Receta de Apple Crumble

Esta receta es facilísima de hacer y, en mi opinión, resume muy bien lo que sería el típico postre inglés. Se puede hacer rápidamente, en cualquier momento y le gusta a todo el mundo. Es básicamente una manera fácil de hacer tarta de manzana en el que, en vez de utilizar una masa quebrada o un hojaldre, hacemos un “crumble” que en inglés vendría a ser algo así como una “desmigada”.


INGREDIENTES
Para el relleno:
4 manzanas (unos 600 gr.)
Canela
Azúcar
Para el “crumble”:
75 gr mantequilla (a temperatura ambiente)
125 gr harina
50/75 gr azúcar (depende de lo dulce que lo queráis)

PREPARACIÓN
Yo he elegido dos variantes  de manzanas distintas para hacer la receta. He comprado 2 manzanas Bramley (las verdes, que son las “de cocinar”, ya que se cocinan más fácilmente, aunque son un poco ácidas) y 2 manzanas Cox (que son las rojas, más dulcecitas pero también más duras.) En realidad se puede elegir la variedad que más os guste para hacer la receta, no hay problema si sólo tenéis una variedad u otra en casa. 


Pelamos y descorazonamos las manzanas. Yo las suelo partir en gajos, aunque también se pueden hacer en cubos. A gusto de cada uno.
Normalmente, suelo poner los gajos en una cacerola y los cubro con un poco de agua, a la que añado canela (en mi caso molida, aunque se puede añadir una rama) y azúcar (yo he utilizado azúcar moreno, pero se puede utilizar azúcar blanco igualmente). En esta ocasión he querido ser más difícil de lo normal (ya que tengo dos variedades distintas de manzanas que tienen tiempo de cocción distinto) y he puesto solamente las manzanas rojas en el agua con el azúcar y la canela, mientras que he caramelizado los gajos de las manzanas verdes en un poco de azúcar moreno.


Una vez cocinadas las manzanas, se escurren y se colocan en una fuente que se pueda meter al horno.


Mientras dejamos que se enfríen las manzanas, añadimos la harina, el azúcar y la mantequilla en trozos en un bol.


Mezclamos todos los ingredientes a mano, pellizcando la mantequilla y mezclándola con la harina hasta que conseguimos una textura como de migajas.


Espolvoreamos el “crumble” por encima de las manzanas, cubriéndolas por completo.


Metemos la fuente en un horno precalentado a 190 grados durante unos 30 minutos o hasta que el “crumble” esté tostadito y veamos que las manzanas burbujean un poco.
¡Y ta-dá! Apple Crumble para toda la familia.


Sólo falta acompañarlo con natillas calentitas o helado de vainilla.


¡A disfrutar!

domingo, 21 de octubre de 2012

CUMPLE Y BAUTIZO DE MARINA


Hacemos una brevísima entrada para enseñaros unas fotos.
Hace unos días vino a casa Elena, una chica muy maja de nuestro pueblo para encargarnos unas cosas para el cumple/bautizo de su hija Marina. Y como a ella y a su marido les encanta nuestro blog ponemos aquí las fotos de las cosas que hicimos para ellos.

Tarta de fondo marino


Galletas decoradas


Macarons



Cake pops


lunes, 15 de octubre de 2012

BERENJECOBOS


¿No os pasa que cuando vais a pasar el día al campo, a la piscina o cualquier sitio al que tenéis que llevar comida siempre hacéis lo mismo? Una tortilla de patata, filetes empanados, empanada, sándwich, etc. A nosotras al menos sí nos pasa.
Pues en uno de esos días se le encendió la bombilla a nuestra madre, que recordó haber visto en algún programa de televisión (seguramente sería de El Arguiñano) hace mil años esta idea que nos encantó y nos pareció muy original. Consiste en hacer una especie de sanjacobo de berenjena, y desde ese día los hemos bautizado como Berenjecobos.
También es una forma muy buena de que los pequeños de la casa coman algo de verduras.
Antes de poner la receta os vamos a contar una cosa, la próxima entrada que publicaremos la semana que viene va a ser la primera de una nueva sección que seguro que os va a gustar. Para que vayáis abriendo boca os avanzamos que se trata de recetas de otro país y además no estarán hechas por nosotras.


INGREDIENTES
- Berenjena
- Jamón york
- Queso en lonchas
- Sal y pimienta
- Harina
- Huevo
- Pan rallado
- Aceite

PREPARACIÓN
Lavar la berenjena, quitarle los extremos y cortarla en rodajas de medio centímetro de grosor. 
Echar a las rodajas sal y pimienta, y colocarlas por parejas de igual tamaño.
Con cada pareja hacer una especie de sándwich con en este orden: berenjena, jamón, queso, jamón y berenjena. Es importante que los trozos de jamón y queso no sean más grandes que la berenjena para que no queden por fuera.

Pasarlo por harina, luego por huevo y después por pan rallado y freírlo en una sartén a fuego medio hasta que estén dorados.
Recomendarlos comerlos nada más hacerlos porque estarán crujientes y calentitos y el queso estará derretido. Y si se dejan de un día para otro se quedarán blandos pero estarán igualmente buenos.
¿A que no parece que lleva berenjena?



miércoles, 12 de septiembre de 2012

Felicidades Paloma!!!!!!!!!

Hoy es el cumpleaños de Paloma!!!!

Y se merece una mini entrada, porque cumple 25 años, vamos un cuarto de siglo jajajajaja, así que espero que se de una sorpresa al ver esta entrada, porque dudo que piense que iba a publicar algo para felicitarla.

La verdad es que pensaba dejar la entrada publicada ayer para que se publicara hoy, porque hoy no iba a tener tiempo para encender el ordenador y escribirla (y eso que son 5 min), pero a ultima hora va y me dice que la entrada de la mermelada de uvas no la iba a publicar hasta hoy y yo pensando nooooooooooooo, porque claro si la llego a programar pues al ir a publicar hoy la entrada pues iba a ver que había una programada y ya no iba a ser una sorpresa.

Así que solo quería decir que muchiiiiisimas felicidades de parte de tu hermana. 

Y ya que Nubia no puede hablar te pongo una foto suya para que sepas que ella también te desea un feliz cumpleaños.

MERMELADA DE UVA


Como hemos puesto otros años, en el patio de nuestra casa tenemos una parra y cada año da más uvas. Pues este año por fin nos hemos decidido por hacer mermelada de uvas, y menos mal que nos decidimos a hacerla porque esta riquísima. Tanto que hicimos la primera vez un kilo de uvas y al poco tiempo volvimos a hacer la porque estaba tan rica que teníamos que tener unos cuantos tarros para el resto del año, asi que hicimos otros dos kilos, y aun asi nos quedaran en el patio mas de 25 kilos de uvas.
Nosotras esta mermelada la solemos comer con una rebanada de pan tostado untada con queso de untar y mermelada.


INGREDIENTES
- 1 kg de uvas
- 700g de azúcar
- El zumo de medio limón
- Media manzana

PREPARACIÓN
Separamos las uvas de las ramas y lavamos las uvas muy bien.


Pelamos y cortamos media manzana en trozos.  Después ponemos las uvas, el azúcar, el zumo del limón y la manzana en una cazuela.


Encendemos el fuego a temperatura alta (en nuestro caso 8 de 9 en la vitroceramica) y cuando vemos que el azúcar empieza a derretirse ponerlo a fuego lento (en nuestro caso 4 de 9 en la vitrocerámica) durante 1 hora y vamos removiendo a intervalos de unos 5 minutos.
Pasada la hora la mezcla tendrá este aspecto:


Ahora antes de que se enfríe pasamos la mezcla por la batidora y una vez que la hemos batido la pasamos por el chino para quitar los pipos y los restos de piel.


Ahora ponemos la mermelada en botes y ponemos los botes al baño maria durante 20 min, esto sirve para que se forme el vacío y la mermelada se conserve durante mas tiempo

martes, 28 de agosto de 2012

GIJÓN VERANO 2012


Viaje hecho por Paloma

Por si no lo sabéis, nuestra madre es artesana, y ahora en agosto ha estado exponiendo en una feria en Gijón, y nos ha tocado a una de nosotras ir a ayudar, así que aquí está la crónica gastronómica de Paloma de esos días por Gijón:

Os aviso que va a ser una entrada bastante larga, pero he visto y probado tantas cosas, que os las tenía que contar. A ver si consigo ordenar bien las ideas y no hacerlo muy pesado.
No todo es trabajar, así que aproveché una mañana soleada al poco de llegar para ir a pasear por el paseo marítimo y por el centro de Gijón. Cuál fue mi sorpresa cuando al ir a pedir un plano de la ciudad en la caseta de información me encontré este panfleto que anunciaba un bono para probar postres en 16 pastelerías y heladerías que participan. Casi se me salen los ojos de la emoción.

Me estuvo contando la chica de información que hay dos tipos de bonos, el de 5 degustaciones y el de 10. Y el precio es de 7€ el primero y 13€ el segundo. Además los bonos no tienen caducidad, es decir, puedes ir un día a una, el mes siguiente a otra...

Peeeero los jueves tienen una oferta del 30%, así que sin saberlo, da la casualidad de que el día que fui era jueves!!! Y me costó 5€ el bono de 5 degustaciones.
Al comprar el bono te dan un librito en el que sale cada sitio participante con su postre y un plano con su localización.

Ahora llegaba la parte difícil, elegir sólo 5 postres, porque os aseguro que con el nombre y la foto tenían muy buena pinta todos.


Estos son los que elegí al final:

Semifrío de arroz con leche  (La casa del chocolate)


Este es el primero que comí y me vino genial porque lo comí ese mismo día después de haber estado más de una hora caminando al sol. Así que algo así de fresquito y sabroso me encantó.
Además tenía pensado ir a esta pastelería de todas formas, ya que es de uno de los mejores pasteleros de España, Tino Helguera, al que tuve el placer de conocer en una charla sobre chocolate el año pasado. Tiene una variedad enorme de bombones hechos allí de forma artesanal.


Tarta gijonesa (Agüera)

Esta es una de las tartas más famosas en Asturias y no la había probado aún, así que cuando la vi en el librito fui de cabeza. He de decir que me encantó porque estaba muy tierna y sabía a mi turrón preferido, el blando o de jijona, sin ser empalagosa.

Amagüetsu (Pomme sucre)

Menos mal que tengo una amiga asturiana que me dijo que significaba algo relacionado con las castañas, porque sino nunca lo habría adivinado por el nombre.
En efecto, se trataba de un pastelito hecho con castañas y… sidra! Estaba muy rico, y además la pastelería donde lo hacían tiene varias por España, se llama Pomme Sucre y en Madrid por ejemplo también está.

Helado de manzana (Coppelia)

Otro día de paseo a pleno sol en el que me vino muy bien una paradita en esta heladería. Me resultó un helado muy refrescante, para nada pesado y con un sabor ligeramente ácido con trocitos de manzana. Muy rico.

Desmigado de avellanas y queso Varé (Balbona)

En último lugar, pero mi preferido de todos. ¡¡¡Qué cosa más rica!!! La base era firme pero al comerla se deshacía, la mermelada y el queso combinaban muy bien, pero además dentro llevaba un poco de praliné. Lo compartí con mi amiga Carmen mientras tomábamos un café (yo un té, claro) y también le gustó mucho.

Por lo tanto recomiendo a todo el que tenga la oportunidad, de hacerse con uno de estos bonos. Seguramente yo no habría descubierto ni la mitad de estos sitios por mi cuenta, y gracias a este evento lo hice y disfruté mucho.
Y con todo lo que anduve por Gijón, diría que casi casi bajé todo lo que comí, jaja.

FERIA DE MUESTRAS

Ni os imagináis la cantidad de puestos de comida que había. Entre restaurantes, sitios de frituritas, pastelerías y cafeterías me atrevo a decir que casi la mitad del total eran puestos de restauración.
No puedo dejar de mencionar un par de cosas que me hicieron pensar en los pobres consumidores de ciertos puestos. Por ejemplo vi bocatas de tortilla o mayonesa expuestos al aire a pleno sol, chorizos requetecalentados, y así podría continuar un rato. Supongo que fijarme en esas cosas son gajes del oficio, pero recomiendo fijarse un poco en los sitios antes de comprar comida, sólo eso.

Dejando eso de lado, hay varios puestos que me llamaron la atención por unas cosas u otras:

Lo que se ve dentro es una ternera entera. Me explicaron que es el horno más grande de España y que lo utilizan en eventos estilo bodas o cosas así.

 Qué panes más ricos nos comimos! Llevaban las masas ya fermentadas y las horneaban allí en un horno de leña. Lo peor era resistir hasta que se enfriase un poco para poder comerlo. Olía tan bien…


 Y también bollos preñaos, claro

Este era un puesto gallego, cocían allí mismo el lacón y el pulpo


La Alborada de Tazones. Nuestros vecinos que siempre nos traían para probar un trocito de chocolate de alguna de las más de 30 variedades que tenían. Y arroz con leche hecho con leche de vaca y cabra. En la foto Enol, siempre con una sonrisa.

Zumo de Aloe Vera. Sí, habéis leído bien. Resulta que Alex, que es de Venezuela, tiene una empresa de Aloe llamada Barunu y hace zumos también. Si os preguntáis que cómo sabe, el sabor del natural es parecido al suero de los yogures naturales, y el otro tiene más sabor a miel. Nos ha regalado una botella de cada y pensamos cocinar algo con ello. Si tenéis alguna sugerencia será bienvenida.

Este puesto era de un hombre genial y muy simpático, de origen argentino, llamado Amado. Le podéis ver en la foto. 

Como podréis observar, llevaba quesos. Un día me hizo una cata y como me gusta mucho el queso estaba encantada. Llevaba Parmesano:

De Gruyère, mi preferido de los que probé:

 Y uno de cabra curado que no sabía para nada a cabra, riquísimo:

 Y las siguientes fotos no son de un puesto de comida, sino que teníamos unos vecinos muy simpáticos y que nos cuidaban muy bien. Nos trajeron un día calabazones de su huerto, como ellos decían, ya que como veréis por el tamaño, merecen llamarse así.

Y otro día nos trajeron esto:

Sí, son caracoles. Cocinados por la encantadora Nieves, y que según dijeron mis padres y el resto, estaban buenísimos. Yo lo sentí mucho pero no los probé. Los caracoles son algo que no me atrevo a comer, simplemente me los imagino felizmente sobre una hoja con sus ojos estirados y me da mucha pena comerlos. Quizás en un futuro los pruebe, de momento no.

Como broche final voy a poner unas fotos de una feria de productos orgánicos que me encontré por casualidad en una plaza mientras paseaba por la zona antigua de Gijón.
Compré una fruta que me encanta pero que es complicada de conseguir por el centro de la península, o al menos de buena calidad.

 ¡¡¡Arándanos!!! Los chicos eran muy simpáticos, me contaron que los cultivan ellos, y también fresas y más cosas.


Por si no se ha notado, me encanta visitar Asturias y su gastronomía, y aunque ya he ido varias veces, nunca me deja de sorprender. Lo he pasado muy bien y he conocido a mucha gente muy simpática. Mando un beso muy fuerte para Bea, Isa, Paco, Tamara, Agus, Amado, Alex, Nazaret, Nieves, Javier y Enol.


Sólo añadir que a la vuelta, Laura nos tenía preparadas muchas cosas ricas que ya iremos publicando.
Related Posts with Thumbnails